La buena conservación del recinto amurallado le permitirá retroceder en el tiempo hasta la Edad Media. Disfrute también de la visita a la impresionante iglesia-fortaleza de San Saturnino, un sólido e imponente edificio del siglo XIII, declarada Monumento Histórico Artístico. Posee una monumental portada gótica de finales del siglo XIII, y en su interior podrá contemplar un importante retablo gótico realizado entre 1505 y 1515 que alberga una talla sedente de San Saturnino, una talla gótica de la Virgen con el Niño, y un calvario de estilo gótico hispano-flamenco. Asimismo destacan su impresionante escalera de caracol en piedra, su ingenioso tejado invertido y el paso de guardia.
A casi 4 kilómetros desde el Cerco se encuentran los dólmenes prehistóricos “Portillo de Enériz” y “Mina de Farangotea”, una de las muestras más importantes de la cultura megalítica en Navarra.